viernes, 14 de octubre de 2011

Usuarios de toda Galicia limitan el consumo de agua por la sequía




Una cisterna carga agua en la red de traída del río Xoán, en el concello lucense de Pol. Al mando de la manguera y también del volante está Diego. Su labor es llevar el líquido hasta un depósito situado en el monte. Normalmente son las fuentes naturales que fluyen de la montaña las que lo llenan, pero los más de tres meses de sequía que ha vivido la zona, porque «a chuvia de xullo e agosto -dice el conductor del camión- non filtrou na terra», lo dejaron bajo mínimos.


«A fin de semana pasada quedamos sen auga. Hai 38 anos que teño a granxa e nunca pasara tal cousa. No tanque algo de auga hai, aínda que menos mal que trouxeron as cisternas do Concello», explica Mario Huertas, propietario de una de las cinco casas (tres de ellas con granjas que rondan las cien cabezas de ganado cada una) a las que da servicio el tanque. Camión a camión y, como dice el alcalde de Pol, el socialista Lino Rodríguez, «con moito sacrificio porque non hai cartos e non podemos levar a traída a todas as zonas» van arreglando. No son los únicos. Las cisternas cargadas de agua han ido circulando durante los últimos días, entre otras, por las carreteras de ayuntamientos como Cerceda, Vilalba, Meira, Pontevedra, Forcarei, Boiro, Rianxo, Muros o Xermade. En otras zonas, como en Cesuras, los vecinos prestan agua de sus pozos a aquellos que ya no tienen de donde sacarla. Y es que, en Galicia, entre un 20 y un 25 % de la población se autoabastece de este líquido al no estar conectada a ninguna red pública. 


Usuarios de toda Galicia limitan el consumo de agua por la sequía
Uno de los tanques que son llenados por las cisternas en Pol está en un monte y desde él se abastecen tres ganaderías y dos casas.

Uno de los últimos concellos en pedir a sus vecinos que hagan un consumo responsable de este recurso ha sido Pontevedra, que el pasado viernes también anunció que limitaría el riego de parques y mediría el gasto industrial para paliar los efectos de la bajada de caudal del Lérez.
Prevención
La merma de agua en los ríos es uno de los asuntos que más preocupa en estos momentos a Augas de Galicia. Desde este organismo, dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, corroboran que existen comunidades de usuarios a lo largo de toda la comunidad gallega afanadas en limitar el agua para evitar el desabastecimiento. Por otra parte, y aunque no es urgente, ya han convocado para este viernes, como medida preventiva, la Comisión Autonómica de Seguimento da Seca, en la que participan varias entidades, para hacer un seguimiento coordinado de las reservas de agua y desenvolver las actuaciones necesarias. Con todo, destacan que el nivel medio de los embalses gallegos, con excepción del de Baíña, en Baiona, es suficiente para mantener el suministro, como mínimo, hasta principios de enero.
Publicar un comentario