viernes, 24 de julio de 2015

La Hidrográfica activa la prealerta por sequía en la cuenca del Miño-Sil

Fuente: http://www.laregion.es

ESCASEZ DE PRECIPITACIONES

La Hidrográfica activa la prealerta por sequía en la cuenca del Miño-Sil

Incrementará la vigilancia de caudales y permisos de riego, y pide a la población que haga un consumo responsable

Una reunión urgente convocada por el presidente de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil con los responsables de la comisaría de aguas, la dirección técnica del organismo de cuenca y la dirección de planificación hidrológica acordó ya la constitución de una oficina técnica de prealerta ante la persistencia de la sequía; la medida sólo se desactivaría si se producen precipitaciones suficientes en los próximos 15 días, algo que, reconoce Francisco Marín, presidente de la Hidrográfica, no está previsto a juzgar por los avances de las agencias de meteorología.

La activación de la prealerta supone un paso adelante en la toma de medidas ante futuros problemas de abastecimiento o de regulación de caudales en la cuenca del Miño, Sil y Limia debido a la falta de lluvias. De este modo, el estado de prealerta -similar al que adoptó hace una semana la Xunta en su área de gestión de Galicia Costa- obliga ahora a intensificar el control de los indicadores de caudal de los cauces, a aumentar la vigilancia para que las concesiones de riego cumplan escrupulosamente los permisos y a procurar que se produzca un consumo responsable del agua, mediante campañas informativas que conciencien a la población.

Se trata de hacer frente a un "fenómeno extremo como es la falta de lluvias desde hace más de dos meses", precisa Marín, siguiendo los protocolos de actuación preceptivos, que llevarían a una situación de alerta si la sequía persiste en agosto, lo que ya podría llevar a restricciones en el consumo.

La Hidrográfica no teme por el abastecimiento de la ciudad ni de los núcleos próximos al Miño porque éste baja con suficiente agua y además está regulado por múltiples presas. Pero reconoce que el caudal está en mínimos en el Sil, aunque ahí también la regulación con embalses garantiza el suministro, y en el Limia, donde el control es más complejo porque no hay presas que permitan dotarlo permanentemente de un caudal mínimo.

De hecho, el cauce del río Limia en las inmediaciones de Xinzo ya baja prácticamente sin agua y también escasea la que lleva el canal, ofreciendo una imagen desoladora. Francisco Marín precisaba en este sentido que la situación este año es extraordinaria por la sequía, agravada por el suelo arenoso de A Limia y el descenso, en más de dos metros, de la capa freática, acentuando la pérdida de caudal.

La propia red Saih de control en tiempo real de los cauces otorga al Limia un nivel de agua de 14 centímetros en Ponteliñares; aún así son más que en Arnoia, afluente del Miño con un caudal ayer a media tarde de 9 centímetros en la capitalidad de Arnoia. También el Barbaña, precisaba ayer Marín, lleva un caudal muy bajo, acentuado por la densa vegetación, que casi impide ver el agua.

El responsable del organismo de cuenca cree que, si no hay precipitaciones, serán los núcleos de población diseminados por toda la demarcación los que tengan problemas de suministro, al secar manantiales y arroyos de montaña de los que se nutren.
Publicar un comentario