martes, 20 de septiembre de 2011

El Concello recurre el nuevo canon del agua de la Xunta por "encarecer un 26% el servicio"


 Fonte: Faro de Vigo



Avisa que la tasa autonómica doblará el recibo al pequeño comercio


Vecinos hacen cola para pagar las tasas municipales. // J. de Arcos
Vecinos hacen cola para pagar las tasas municipales. // J. de Arcos
CARLOS PREGO El Concello de Vigo mostró ayer su rechazo al nuevo canon del agua con el que la Xunta pretende gravar el uso doméstico, industrial e hidroeléctrico. Tras remitir un escrito a la Consellería de Medio Ambiente en el que presenta cinco alegaciones a los cambios normativos previstos por la Xunta, el edil de Fomento, David Regades, se manifestó en contra de "encarecer el uso del agua en tiempo de crisis". "No vamos a aceptar un decreto que aumenta el coste del servicio en un 26%", apunta Regades. Según sus cálculos el
nuevo gravamen supondrá que la cantidad anual transferida desde el Concello a la Xunta por el servicio de aguas pase de cuatro a siete millones de euros.
"El PP dice que va a bajar los impuestos. ¿Por qué no lo hace entonces en este tema?", razona Regades antes de advertir del impacto que tendrá el canon sobre familias y empresas. Los más afectados en ese sentido serán los pequeños negocios. Hasta ahora el consumo máximo para pagar los 0,4 euros/ m3 con el que se grava el gasto de agua en las empresas –en los hogares la tarifa es de 0,2 euros/ m3– estaba en los 3.000 m3 pero la nueva norma baja el tope hasta los 2.000 m3 . "El cambio puede afectar a muchas cafeterías. No puede ser que el Concello esté aplicando la tasa cero en las terrazas y al mismo tiempo la Xunta les aumente en un 100% el canon del agua", apunta el edil de Fomento.
La oposición del Concello se dirige tanto al canon como a su gestión. La nueva norma obligará a los ayuntamientos a "consumir recursos en un momento en el que la situación económica hace que sean cada vez más escasos", explican desde Praza do Rei. A ello se suma además el deber de los consistorios de afrontar los "pagos fallidos", por lo que cada impago del servicio de aguas supondrá un desembolso de las arcas municipales.
Esos "costes adicionales" afectarían además a la labor de Aqualia y, advierte Regades, "pueden obligar a este ayuntamiento a incrementar el canon o incidir en las tarifas". La propia empresa concesionaria envió el jueves otro escrito a Augas de Galicia en el que alertaba de esa circunstancia y la necesidad de ofrecer "algún mecanismo de compensación" para esa "carga sobrevenida". En la carta se advierte además de la falta de los medios necesarios para actualizar la base de datos de Aqualia conforme a lo establecido en el proyecto de norma.
Publicar un comentario